Iniciar sesión

ciudades blasfemas

Desde la Atlántida y las ciudades de los Profundos en el fondo de los océanos terrestres, o la ciudad de los Antiguos en la inexplorada Antártida, hasta ciudades alienígenas en la lejana Yuggoth. La lista incluye también ciudades malditas, como Sarnath y Bethmoora, de las Tierras del Sueño; o Commorión, de la Hiperbórea de Clark Ashton Smith.

¡Qué recuerdos, qué fantasías se atropellan en nuestra mente! Una Noche acaba de ser arrebatada de Londres por la mano hostil del Tiempo. Un millón de cosas vulgares, envueltas por unas horas en el misterio, como mendigos vestidos de púrpura y sentados en tronos imponentes. Cuatro millones de seres dormidos, soñando tal vez. ¿En qué mundos han entrado?¿A quién han visto? Pero mis pensamientos están muy lejos, en la soledad de Bethmoora, cuyas puertas laten en el silencio, golpean y crujen en el viento, pero nadie las oye. Son de cobre verde, muy bellas, pero nadie las ve. El viento del desierto vierte arena en sus goznes, pero nadie llega a suavizarlos. Ningún centinela vigila las almenadas murallas de Bethmoora; ningún enemigo las asalta. No hay luces en sus casas, ni pisadas en sus calles; está muerta y sola más allá de los montes de Hap; y yo quisiera ver de nuevo a Bethmoora, pero no me atrevo.

Bethmoora, Lord Dunsany.

Como todo el mundo sabe, Commorión quedó deshabitada hace muchos siglos a causa de la profecía de la Sibila Blanca de Polarión, quien predijo un destino indescriptible y abominable para todos los mortales que se atreviesen a permanecer dentro del recinto. Añadió que dicha suerte constituiría una pestilencia procedente de los desiertos septentrionales, y que llegaría a través de los caminos trazados por las tribus salvajes; en ocasiones, adoptaría una forma de locura. El caso es que nadie, ni rey, ni sacerdote, ni mercader, ni labriego, ni ladrón permaneció en Commorión para celebrar su llegada, sino que se marcharon en unitaria emigración, con el propósito de fundar la nueva capital, Uzuldaroum, a una distancia de una jornada de camino. Tan numerosos como extraños eran los relatos que corrían acerca de horrores y terrores jamás imaginados, que invadieron para siempre los mausoleos, santuarios y palacios de Commorión. Tan gloriosa ciudad permanece aún en pie, prolija en mármoles y magnífica en sus granitos, coronada de agujas, cúpulas y obeliscos que se mezclan con los poderosos árboles de la cercana jungla, incapaces todavía de superarlos en altura, pero abundantes en el fértil valle interior de Hyperbórea.

The Tale of Satampra Zeiros, Clark Ashton Smith.



Obras asociadas
TítuloCAñoAutorVRel.
La Bestia no debe nacer (III): La hora de la revelación1989Ricard Ibáñez OrtíAlta
The City in the Sea1987G.W. Thomas, Lynn WillisAlta
The Pits of Bendal Dolum1986Doug Lyons7.50Media
The City Without a Name1984William J. Hamblin6.00Alta
City Beneath the Sands1984Larry DiTillio, Lynn WillisAlta
The Wail of the Witch1983Keith HerberAlta
The Tale of Satampra Zeiros1931Clark Ashton Smith7.00Media
At the Mountains of Madness 15 opiniones1931H. P. Lovecraft9.50Alta
The Nameless City 1 opiniones1921H. P. Lovecraft8.33Alta
The Doom That Came to Sarnath1919H. P. Lovecraft7.50Alta
An Inhabitant of Carcosa1886Ambrose Bierce8.00Alta
« Página 2/2


No hay opiniones


Nueva opinión



Twittear
ciudades blasfemas
Lugares
Últimos mensajes Feed
20-06-2024 19:47: Mensaje de Entropía en La fortaleza (sección de Biblioteca)

19-06-2024 21:07: Mensaje de Entropía en La Biblioteca de los Mitos de Cthulhu (foro de La Biblioteca)

19-06-2024 21:00: Mensaje de Rosenmaurer en Gou Tanabe (sección de Biblioteca)

18-06-2024 16:59: Mensaje de Tillinghast en Estirpe de Dunwich (sección de Noticias)

18-06-2024 15:12: Mensaje de Entropía en Películas lovecraftianas modernas (foro de Mitos de Cthulhu)