Iniciar sesión

Las máscaras de Nyarlathotep. Diario de sesiones (GdlA Entwistle)

Volver al foro de Mitos de Cthulhu



Página 2/2
lesser_evil
29-08-2019 13:45

1324 mensajes
Web

La verdad, qué envidia, hace tantos años que la jugué, y qué recuerdos. Habrá que ir leyendo este hilo.

Entwistle Bibliotecario
13-09-2019 10:35

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 14 días ↕

Esta tarde es la segunda sesión. Ya os contaré.

Tillinghast Bibliotecario
14-09-2019 01:10

5102 mensajes


¡Yo te invoco, oh gran Neddam!
↕ 14 horas ↕

Entwistle, te reto a que cuelgues una foto de los dados que usáis para jugar la campaña.

Veamos si estas tan... ... como Neddam

Entwistle Bibliotecario
14-09-2019 12:16

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 11 horas ↕

Vive Dios que los subiré. Pero los míos, eso sí, son dados normales sin coherencia alguna. Igual me hago, por puro completismo, con los de Q-WS que sacó Edge, pero este mes el presupuesto se me ha ido en reformar el baño.

Tillinghast Bibliotecario
14-09-2019 12:24

5102 mensajes
↕ 7 minutos ↕

No worries

Nunca superarás a Neddam. El único e inigualable capaz de usar 3 sets de dados QWS edición Masks of Nyarlathotep, de LOS 5 QUE TIENE, para jugar a Masks of Nyarlathotep

Neddam, eres mi ídolo y mi inspiración.

Te quieroooooo

Neddam Bibliotecario
14-09-2019 13:23

15825 mensajes
Twitter Web
↕ 59 minutos ↕

Lo dicho, yo siempre puedo servir de mal ejemplo.

Entwistle Bibliotecario
14-09-2019 13:31

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 7 minutos ↕

Seguimos con la crónica.

¡Spoiler!

El sábado 17 de enero de 1925 amaneció con la noticia de un incendio en Prospero House. Una vez el grupo hubo leído el escueto artículo en el periódico decidieron personarse allí sin demora. Apuraron el desayuno en casa de Drake y salieron hacia la editorial.

Al llegar se encontraron con el inspector Malone, que les explicó que el fuego se desató de madrugada. Requeridos por el agente, el grupo le contó sus últimas averiguaciones y sus sospechas sobre una extraña especie de culto criminal asentado en Nueva York. Entonces Malone les contó que habían recuperado dos cadáveres calcinados del interior de la editorial, teniendo la firme convicción de que uno de ellos es el de Jonah Kensington. Antes de marchar los investigadores se ofrecen a colaborar con la policía trasladándoles todas sus averiguaciones, a lo que Malone les responde que se anden con ojo, ya que últimamente se ha venido produciendo una oleada de desapariciones, sobre todo alrededor de Harlem. También les previene de un coche negro que algunos testigos han visto en las proximidades de la editorial.

Por la tarde el grupo de divide. Drake va a ver a su padre, mientras que Amanda y Steve van a hacer un par de llamadas. La primera llamada es a Harvard, a la sta. Artwright. Una vez informada de la muerte de Elías, lo cual la sume en una profunda consternación, Amanda le pregunta por el libro que buscaba Jackson. Ma bibliotecaria les dice que se trataba de un raro volumen titulado Sectas oscuras de África que, extrañamente, se desvaneció de forma totammente inexplicable hace un tiempo. Los investigadores le indican en pocas palabras las investigaciones que Jackson realizaba antes de morir, y Miriam les ofrece su ayuda en caso de que pueda aportarles algo de utilidad. Amanda en ese momento le describe pormenorizadamente el símbolo que Elías tenía grabado en la frente (aunque le oculta que la marca estaba grabada a cuchillo sobre Jackson), descripción que Amanda anota cuidadosamente prometiéndoles que les hará saber cualquier averiguación que haga.

Entwistle Bibliotecario
16-09-2019 10:08 (editado 16-09-2019 16:00)

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 1 día ↕
¡Spoiler!

Al finalizar la llamada de Amanda, Steve llama a la facultad de Bellas Artes de la Universidad del Miskatonic, en Arkham, para hablar con el doctor Anthony Cowles. Cuando el doctor Cowles se pone al teléfono, el joven Steve le comenta que se trata de un estudiante consternado que no pudo asistir a la conferencia ofrecida en Nueva York, de modo que tras indicarle que se trata de un joven estudiante de postgrado de arqueología, le pregunta si tiene inconveniente en comentarle los puntos principales, ya que el pasquín publicitario le dejó completamente entusiasmado.

El doctor Cowles, bien pagado de sí mismo, comienza a relatarle un resumen de su conferencia, tocando los puntos principales relativos a las antiguas y sangrientas religiones aborígenes australianas, tales como la realización de sacrificios humanos a una deidad conocida como el Padre de todos los murciélagos. El relato se completa con detalles tales como otros cuentos míticos relativos al antagonista del Murciélago: la Serpiente del Arco Iris, así como a antiguos mitos sobre ciudades enterradas en la arena que fueron arrasadas, mucho antes de la aparición del hombre, por un extraño viento provisto de vida. Steve le pregunta a Cowles si existen pruebas relativas a la existencia de tales ciudades, a lo que Cowles responde que recientemente se han encontrado unos ciclópeos bloques en el desierto noroccidental de Australia, indudablemente manufacturados y de una imposible antigüedad. De hecho, uno de los propósitos del doctor Cowles con su estancia en los EEUU es buscar financiación para investigar ese yacimiento. La conversación telefónica termina con Cowles ofreciéndose a recibir al joven Steve en su despacho en la Universidad del Miskatonic, para indagar en los detalles concretos e incluso mostrarles unas placas fotográficas de los extraños bloques tallados.

Por su parte, Drake va a ver a su padre. La relación entre padre e hijo es ruda y difícil, lo que se muestra con la reacción del padre de Drake al ver a su hijo:

- ¿Qué demonios quieres ahora?

- Papá, necesito tu ayuda.

- ¿Y cuánto me vas a pagar?

- 20 $.

- O son 50 y me los das ahora mismo o ya te estoy echando de una patada en ese culo malnacido.

Tras entregarle el dinero que pide (el grupo previamente se había dirigido al banco a hacer efectivo el cheque de 1000$ que Jonah Kensignton les había entregado), Drake cuenta a su padre sus sospechas acerca de la casa del Ju-Ju, y le emplaza a reunirse con el esa noche a las 2 am para indagar de forma apropiada. Tras acordar los detalles, Drake se marcha dando un portazo, quedando en verse en la Avenida Lenox a eso de la 1:45.

Volviendo a Steve, el joven piensa que su comportamiento en el Ju-Ju no fue todo lo apropiado que debía haber sido, de modo que decide volver allí en solitario con un doble motivo: Pedir disculpas a Silas y, de paso, intentar averiguar qué puerta abre la llave que el viejo llevaba colgada del cuello. Cuando vuelve al nº1 de Ransom Court se percata de que, en el patio, hay 3 hombres negros deambulando por el lugar, en actitud de vigilar la entrada de la tienda. Aparcado junto a la puerta, hay un polvoriento coche negro cuyo conductor, pese a que el motor está apagado, se encuentra sentado en el asiento del piloto. Tras ese rápido exámen a la situación exterior, el joven estudiante penetra en el interior de la tienda. Las campanitas de la puerta anuncian su visita a un Silas que se turba al verle aparecer de nuevo. Tras aceptar sus disculpas, el viejo insiste en que su negocio es su humilde modo de vida. Steve se marcha, no sin antes comprar una bonita aunque inútil figurilla de madera tallada por una suma que se le antojó excesiva.

Al salir, Steve ve que ahora hay 5 hombres negros en el patio, y que el conductor del coche sigue dentro del mismo. Steve decide recorrer Ransom Court entre la 137 y la 138 para intentar localizar alguna entrada oculta. Se acerca a la tienda de empeños abandonada frente a la Casa del Ju-Ju, pero sus ventanas tapiadas y su puerta claveteada le indican que allí hay poco que averiguar. Cuando deja el patio y sale a la 137 se cruza con una vecina, que le indica que haría bien en evitar ese oscuro negocio y a los extraños y poco amistosos negros que lo frecuentan. Steve le pregunta el por qué de esa afirmación, y la señora le indica que aproximadamente una vez por semana tiene lugar algún tipo de reunión de negros, todos con pinta de mala gente, en el lugar. Además, dice, más o menos una vez al mes llega MUCHA (la señora enfatiza la palabra) gente, lo cual no puede indicar ninguna actividad saludable. Antes de poder preguntarle por más detalles la señora se aleja, dejando a Steve en un mar de dudas.

El grupo vuelve a reunirse al ocaso. Drake les dice que va a llegar al fondo de lo que sea que se oculte en el Ju-Ju, y que irá allí con su ayuda o sin ella. Los otros dos le ruegan paciencia y prudencia, a lo que Drake les dice que ya ha esperado bastante y que quiere resolver este turbio asunto, lo que tal vez le sirva para volver a la policía de la que fue expulsado con deshonor. Steve se muestra dispuesto a acompañarle, mientras que Amanda dice que no se hace responsable de lo que le pueda pasar. Drake les dice que ha quedado con su padre a la 1:45 en la Avenida Lenox, de modo que sabrán dónde encontrarle.

Editado: Añado el final de la sesión.

¡Spoiler!

Son las 1:45 de la madrugada del 18 de enero cuando el grupo, junto al padre de Drake, se reune en la Avenida Lenox. Amanda se mustra extremadamente reticente a allanar el negocio del viejo Silas, así que decide permanecer en el coche en la esperanza de poder servir como una vía rápida de escape de ser necesario. El frío de enero en Nueva York llena de escarcha hasta los tuétanos, y la fina lluvia que aparece empapa las ropas aumentando en grado extremadamente severo el malestar. De vez en cuando algún copo de nieve se entremezcla con el agua de lluvia, y las vaharadas de vapor que suben desde el subsuelo cubren la ciudad con una mortaja de irrealidad y melancolía.

En lugar de entrar de golpe hacia Ransom Court, el grupo se aposta en una esquina el tiempo suficiente para comprobar que el patio está vacío. El coche sigue aparcado a la puerta de la Casa del Ju-Ju, pero no hay nadie al volante. Haciendo gala de su habilidad natural, Drake fuerza la cerradura con un par de ganzúas, guardando tanto silencio como le es posible. Una vez dentro, alumbrándose con unas cerillas, examinan el pequeño local. Justo antes de caer presa de la desesperación y abandonar la incursión, el joven Steve repara en la alfombra colocada en el suelo, en el lugar que habitualmente ocupa Silas. Para trabajar más cómodamente retiran el mostrador y, acto seguido, la alfombra, revelándose la inconfundible silueta de una trampilla. Para su sorpresa, el grupo descubre que está abierta. La levantan con sumo cuidado y se adentran en el pasillo descendente, alumbrado por la solitaria luz de un candil. La titilante llama ilumina los grabados de las paredes, que el joven Steve identifica como símbolos tribales de malicia y maldición. El pasillo es tan estrecho que deben bajar en fila de a uno. Drake abre la comitiva, seguido por su padre. El joven Steve es el último. Todos se afanan en moverse de forma silenciosa.

Al llegar al final del pasillo, a mano derecha encuentran una robusta puerta de roble con los goznes de su lado que también está abierta. Con sumo cuidado, Drake la abre lentamente, presenciando una escena que se le graba a fuego en las retinas: Un grupo de unas 8 personas se encuentran espalda contra pared cubriendo todo el perímetro de la sala, tocando unos rudimentarios tambores. Un par de antorchas iluminan el interior, cuya atmósfera enturbiada por el humo es especialmente sofocante. Dos postes se alzan en el centro de la sala, y atado a uno de ellos hay una figura destripada a la que le falta media mandíbula. Y, sin embargo, se mueve. Frente a él, un oficiante cubierto por una túnica confeccionada con piel de animal y con lo que desde la distancia parecen garras en vez de manos afana en canturrear una letanía mientras graba algo en la frente del desdichado.

El joven Steve se apresura en retroceder por el pasillo y buscar algo con lo que armarse, encontrando una especie de lanza indígena. Tras tomarla, vuelve a descender y se agazapa tras sus compañeros. Drake y su padre se toman tiempo, ya que parece que no han sido detectados, para apuntar a la cabeza del oficiante con sus revólveres. Padre e hijo se miran siendo conscientes de que su final puede estar a la vuelta de la esquina. Entonces, tras un momento de insoportable tensión, ambos disparan.

El atronador sonido de los revólveres retumba en la cámara, convertida en una especie de cámara de resonancia. Los fogonazos se mezclan con el inconfundible sonido de un hueso haciéndose añicos y un profundo quejido. Un disparo ha fallado, pero el otro ha alcanzado al oficiante, hiriéndolo gravemente en el hombro. Este se gira raudo hacia la puerta, que alcanza en tres zancadas. Drake vuelve a disparar, pero falla. El oficiante ataca entonces con sus garras, asestando un formidable golpe al padre de Drake, que retrocede escupiendo sangre para, a la desesperada, responder con un disparo que alcanza al sacerdote entre los ojos, con lo que cae fulminado. Mientras los integrantes de la reunión se abalanzan contra la puerta, el grupo retrocede hacia las escaleras, bloqueando el paso de modo que sólo puedan recibir ataques de un enemigo cada vez. Los enemigos se encuentran bloqueados en las escaleras y el primero ataca desesperadamente con un enorme machete. La escena es grotesca, con tres hombres respondiendo a los machetazos de un grupo de negros desnudos ataviados únicamente con un repulsivo gorro color rojo. Drake y su padre reciben varios machetazos en sus cuerpos, pero la fortuna quiere que ninguno sea especialmente grave. El joven Steve ataca desesperado con su lanza mientras padre e hijo disparan cada vez que pueden. No son necesarios muchos disparos para eliminar a tres atacantes más, que compensan la fiereza de sus intentos con una desesperada falta de coordinación. Los últimos atacantes se ven dificultados por los cuerpos de sus compañeros muertos, de modo que el grupo aprovecha para terminar de subir hacia la tienda. Con la mayor presteza, cierran la trampilla y se colocan encima, para poder recargar sus armas. Amanda llega en ese momento, atendiendo a Drake de sus heridas. Al mismo tiempo, Steve atiende al padre de Drake. Los golpes en la trampilla indican que no pueden ganar mucho más tiempo, de modo que se disponen a continuar la lucha desde su ventajosa posición. Cuando la trampilla se abre la lucha se vuelve desesperada, pero al mismo tiempo atrozmente rápida por la ventaja numérica. Unos instantes después, y sin muchas heridas más, el grupo se libra de todos sus atacantes.

Tras tomar un respiro, llegan a la conclusión de que es necesario bajar y examinar cuidadosamente el sótano. Cuando llegan abajo lo primero que hacen es examinar el cadáver del oficiante, quedando atónitos con la túnica que lo cubría y con las garras de alimaña salvaje que usaba como arma, en forma de guantes mortíferos. El horror se recrudece cuando se acercan al poste y descubren que el desdichado que permanece atado y destripado se mueve y vive, cuando es evidente que no debería hacerlo Como una siniestra firma, en la frente tiene grabada la marca que ya vieron en Jackson Elías. Instintivamente, el joven Steve se aleja del poste mientras Drake vacía su cargador en la cabeza de eso que una vez fue humano, reparando en una cortina que interrumpe la pared de la sala.

Cuando se acerca a la cortina, la aparta rápidamente, revelando dos cadáveres destripados más que, para su completo pavor, se giran y se abalanzan sobre él. Los gritos de Amanda cortan el aire mientras que Drake le pega un tiro al ser más cercano, sin más efecto que arrancarle un pedazo de carne. En ese momento, y viendo que le revólver no les va a ser de mucha ayuda, lanza el extremo de una cuerda que lleva consigo a Amanda para poder, en una maniobra delicadamente coreográfica, atar a los dos cadáveres andantes para así poder inmovilizarlos y eliminarlos de forma más efectiva.

Resuelto el problema, y recuperándose del tremendo susto, Steve vuelve a la cámara tras la cortina. Allí encuentra varios objetos, entre los que se cuentan un cetro, una cinta para ceñir sobre la cabeza y un cuenco hecho de algo que, si bien parece bronce, presenta un peso que no corresponde con el que debería tener un objeto de ese tamaño hecho de ese metal. También encuentra una extraña y repulsiva máscara que identifica como de inequívocos rasgos africanos mezclados, eso sí, con unas características desconocidas. Sobre una hornacina en la pared reposa un libro: Sectas oscuras de África; todo indica que es el libro que la señorita Artwright comentó que había desaparecido de la biblioteca de Harvard.

Mientras examinan todos los objetos, el grupo coincide en que deben llamar al inspector Malone para ponerle al tanto de todo lo que sucedía en ese foco de pura maldad. Cuando caminan hacia la puerta, se fijan en algo en lo que no habían reparado: Dos postes dotados de sendas poleas de los que parten unas cuerdas que se anclan a un punto del suelo. Cuando se acercan y lo examinan con detenimiento, perciben lo que a todas luces es una tapa. Steve acerca el oído y alcanza a oir unos murmullos y susurros apagados al otro lado. El grupo es consciente de que aun quedan secretos por desvelar en la pavorosa y perversa oscuridad de aquel sótano de Harlem.

CONTINUARÁ.

Entwistle Bibliotecario
09-10-2019 13:18

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 23 días ↕

El pasado viernes tuvimos la tercera sesión. Queda aquí el resumen.

Por cierto, se me ha ocurrido que cuando termine cada capítulo, puedo colgar todos los resúmenes seguidos en mi bloj, para concentrar y tenerlo todo juntito.

Sin más, vamos a ello:

¡Spoiler!

Mientras se preguntan qué demonios esconde esa pesada tapa, el grupo se da cuenta de que uno de los miembros del culto sigue con vida. Rápidamente, sin que el sujeto tenga tiempo de reaccionar, consiguen atarle para inmovilizarle. Acto seguido, Drake comienza el interrogatorio, secundado por su padre. Tras un par de bofetones que hacen que al negro se le salten los dientes, resulta evidente que el sectario sólo conoce su idioma natal, con lo cual cejan en su empeño y se retiran, sin atreverse a abrir el pozo.

El grupo se recompone y recoge todos los objetos que encontraron en la cámara oculta tras la cortina. Como pueden, lo trasladan todo hasta el coche, dónde se introducen todos y comienzan a trazar los próximos pasos a dar. El joven Steve ojea Sectas oscuras de África, donde encuentra referencias a una máscara que muestra la verdad. Sumando dos y dos, mira la extraña máscara ritual hallada en el sótano de la casa del Ju-Ju y se pregunta si no será la misma. Al examinarla lentamente, se da cuenta de que la trasera no está tallada, y que aquello que sea parecido a los ojos del lado exterior no tiene comunicación con el interior. Animado por la lectura del libro, decide colocársela, no sin antes ser testigo de la atónita mirada de sus compañeros.

Al colocársela, al principio sólo ve una total oscuridad, pero no siente ninguna sensación extraña. Sin embargo, al cabo de unos pocos segundos ve una extraña e inexplicable claridad al mismo tiempo que tiene una extraña sensación de hormigueo en la parte posterior de su cabeza y siente un lejano dolor en los ojos. Ante esas perturbadoras sensaciones, Steve intenta retirar la máscara de su rostro, pero comprueba con horror que no puede hacerlo. Comienza a moverse compulsivamente para pedir ayuda a sus compañeros, que intentan en vano quitarle la máscara.

Todos los esfuerzos son inútiles, y es entonces, en su desesperación, cuando Steve es consciente de lo que se forma ante sus ojos. Una extraña niebla comienza a tomar forma: Múltiples colgajos y zarcillos circundan una horrible nube, por usar una palabra que los humanos puedan asimilar a algo que por definición es inasumible por nuestra pequeña e ignorante mente. Y sin embargo, eso no es lo peor, ya que cada apéndice antinatural de esa abigarrada y aborrecible forma se comporta como si por sí misma estuviera viva. Los apéndices se giran y se retuercen en una torsión interminable, y se anudan a la masa principal en un primigenio y universal abrazo. La fuerza vital que desprenden es abrumadora, como si la propia Vida hubiese cobrado forma, pero de un modo obsceno y terrible: Múltiples llagas se abren y supuran, y un sin fin de bocas claman por alimento que les es proporcionado por los múltiples brazos que también emergen de la masa principal, en un grotesco acto de autoamamamantamiento. Entonces, sólo entonces, ante la evidencia de que es imposible saciar tan cósmica magnitud de hambre, la cosa-criatura-vida repara en Steve, hacia al que se abalanza a un ritmo lento pero imparable. Steve no tiene sitio al que huir, al menos de forma física. Su mente, sin embargo, incapaz de asimilar lo que está viendo, se libra del hilo que la ata a la realidad en el mismo momento en el que una de esas bocas está apunto de engullirlo. Es sólo una fracción de segundo después de que la cordura de Steve quede completa, absoluta e irrecuperablemente destrozada, cuando la máscara se cae de la cara del joven estudiante, dejando al equipo en Shock y al propio Steve con la mirada perdida en el infinito mientras un hilo de babas cae de la comisura de su boca.

Entwistle Bibliotecario
Hoy a las 11:36 (editado hoy a las 13:31)

5216 mensajes
Twitter Web
↕ 4 días ↕

Por algún motivo (la semana pasada fue bastante divertida) nunca terminé el diario de sesiones. Vamos a ello.

¡Spoiler!

Tras la pérdida de Steve, Drake se mostró decidido a volver a la casa del Ju-Ju con su padre para esperar a Silas, en la esperanza de que no haya tenido noticia de lo sucedido durante la noche. Amanda, a regañadientes, les acompaña. Steve queda en el coche sumido en un estado de semi-catatonia, por lo que no ven del todo inconveniente el dejarle solo.

Recorren a toda prisa la pequeña distancia que separa el coche en la avenida Lenox de la tienda, y consiguen milagrosamente evitar ser vistos. Entran en la tienda y se apostan en ella tras el mostrador, a la espera de Silas. No transcurre demasiado tiempo hasta que este llega, pasados pocos minutos de las 8 de la mañana. En un rápido movimiento, Drake se alza y, sin darle al viejo negro tiempo a reaccionar, le golpea saltándole los dientes. Los demás se revelan en ese momento y abren la trampilla, a lo que Silas responde con un gesto de contrariedad. Bajan al sótano y, esquivando como pueden los cuerpos amontonados, llevan a Silas al borde de la trampilla mientras Drake comienza a pedirle explicaciones. Silas se niega a responder, y entonces, en Drake conmina a su padre a abrir la trampilla. Amanda, más alejada, sólo alcanza a escuchar unos inhumanos chillidos que proceden del fondo del pozo, y a duras penas resiste el simple hecho de escucharlos; sin embargo, Drake está allí y ve: Al fondo del pozo la primera impresión es la de que se refugian decenas de personas que claman desesperadas por su liberación, pero una mirada más detallada muestra que simplemente se trata de caras: Un puñado de rostros amalgamados en una inhumana y vermiforme argamasa de carne, que se esfuerzan por trepar por las lisas paredes del pozo. Drake y su padre resisten como pueden, recurriendo a toda su sangre fría, el embite de la locura. Sin embargo, lo que de verdad les aterroriza es la reacción de Silas. El viejo, tras comprobar que el oficiante está muerto en el centro del sótano, muda su rostro de la preocupación al gozo. A continuación, y como si los golpes no hubiesen tenido efecto sobre el, se alza y se dirige al borde del abismo, al cual se arroja con una expresión de tremenda felicidad.

¡Spoiler!

Como pueden, salen de aquella tienda y vuelven al coche, con los nervios destrozados. Al llegar al coche se dan cuenta de que la necesidad más acuciante es llevar al joven Steve a un centro médico para que puedan evaluarle y atenderle como es debido. Drake tiene una conversación con su padre, al cual encomienda a ir a la policía para contar lo sucedido, confiando en que tal vez así pueda limpiar su reputación. Tras separarse, Amanda y Drake se dirigen con Steve al hospital más cercano. Allí, acuden con el al mostrador principal y pronto se revela la evidencia de que el joven necesita atención especializada. El hospital se hace cargo de él y Amanda decide visitar, junto con Drake, al supervisor doctoral de Steve para informarle de lo sucedido.

¡Spoiler!

Cuando llegan a la Universidad, literalmente como almas en pena debido a los sucesos de una noche sin dormir, les dirigen amablemente al despacho del supervisor de Steve. Allí, a puerta cerrada, le ponen al tanto de la tragedia del joven investigador. El profesor, lógicamente intrigado, les pide detalles acerca de en qué andaba su estudiante involucrado, ante lo que Drake y Amanda les cuenta las investigaciones que han llevado a cabo estos días, cuyo detonante fue el asesinato de Jackson Elías motivado, al parecer, por la investigación que llavaba a cabo sobre la Expedición Carlyle. Al oir el nombre el profesor levanta una ceja y les enseña una invitación, primorosamente redactada, a una fiesta de gala con afán benéfico que Erica Carlyle organiza en su casa la tarde del día siguiente. Amanda y Drake no lo dudan y sugieren al profesor que si quieren llegar al fondo del asunto deberían entrevistarse con Erica Carlyle. El profesor acepta, tremendamente intrigado y decidido a averiguar el motivo tras el funesto destino del joven Steve. El grupo se separa, quedando en encontrarse al día siguiente para poder descansar la jornada actual. Eso sí, Drake objeta que el no asistirá a la fiesta del modo usual, sino que aprovechará para colarse en las dependencias de la casa en busca de esa caja fuerte que se mencionaba en las notas de Elías, solicitando a Amanda y al profesor que le cubran si es necesario.

Dicho todo lo anteror, el grupo se separa para descansar y prepararse para la fiesta del día siguiente.

Página 2/2

Nueva opinión



Twittear
Las máscaras de Nyarlathotep. Diario de sesiones (GdlA Entwistle)

Opiniones (18)
En Leyenda.net
Últimos mensajes Feed
Hoy a las 14:15: Mensaje de Entropía en Errores y sugerencias (foro de Leyenda.net)

Hoy a las 13:31: Mensaje de Entwistle en Las máscaras de Nyarlathotep. Diario de sesiones (GdlA Entwistle) (foro de Mitos de Cthulhu)

Hoy a las 13:22: Mensaje de NegraSangre en Partidas "Last Minute" - Reclutamiento (foro de Partidas)

Hoy a las 10:43: Mensaje de Brián en H.P. Lovecraft anotado (sección de Biblioteca)

Ayer a las 18:41: Mensaje de AC Tamoil en La invitación del Sr Garner "Fass" Binder v2 (foro de Partidas)