Iniciar sesión


Las religiones y su influencia en la vida de la colonia.


Religiones Coloniales en Marte

Introducción

Tanto las religiones organizadas como las creencias religiosas tienden a prosperar en tiempos de grandes crisis. Dado que End Time es quizás la mayor crisis a la que se ha enfrentado jamás la humanidad, no es sorprendente que la religión prospere en las colonias de Marte.

Mientras que muchos colonos profesan sinceras creencias religiosas, es un hecho que prácticamente todas ellas son falsas. En el mundo de los Mitos, no hay ningún dios todopoderoso, todo bondad y todo sabiduría. No hay un gran Tao que lo guíe todo hacia la armonía. Tan sólo hay locura y oscuridad infinita.

Pese a la desoladora y vacía realidad, la fe de las personas puede suponer un pequeño resplandor en la oscuridad. Aunque las religiones no se lleven demasiado bien con la realidad, siguen formando una parte apreciable de la humanidad. Estas creencias siguen manteniendo en pie a las personas y les ayudan a seguir luchando por la supervivencia y el regreso a la Tierra.

De hecho, es esta capacidad de apoyo moral que tienen las religiones la que llevó a los directores del Éxodo a Marte a fomentar las creencias religiosas entre los colonos. Los planes de estos individuos siguen en funcionamiento, aunque el adoctrinamiento religioso sea a menudo aplicado de forma cínica por los gobernantes de la colonia para ayudar a mantener el orden y los objetivos comunes.

La mayoría de los colonos profesa algún tipo de creencia religiosa, pero no siempre es así. Los jugadores son libres de escoger entre cualquier creencia que deseen y no deberían sentirse forzados a adoptar un determinado perfil religioso.

Las creencias

Todas las principales creencias de la colonia tienen sus orígenes, directa o indirectamente, en el pasado distante (en términos humanos, por supuesto), pero la mayoría de ellas se han alterado radicalmente a lo largo de los años. El período conocido como la "Gran Oscuridad", cuando la civilización agonizaba en la tierra, marcó una profunda huella en las religiones coloniales. La influencia de esos oscuros años, así como una deliberada ingeniería social, han alterado significativamente a las religiones supervivientes.

A pesar de que las creencias religiosas presentes en Marte se pueden dividir en diferentes categorías, siguiendo un contexto académico, en la práctica actual tienden a mezclarse. Ello es debido al pequeño tamaño y a la poca intimidad presentes en la colonia así como a los intentos de moldear las religiones para que sean compatibles entre sí (y así evitar conflictos sociales). Un claro ejemplo de esto es que la mayoría de colonos celebra las principales festividades de cada religión, tanto si las practican como si no.

Las dos principales corrientes religiosas de la colonia son las llamadas "Cristianismo Apocalíptico" y "La Senda Oriental". Su predominancia se debe al hecho de que la gran mayoría de los colonos provienen de Norteamérica, Europa y Asia. El cristianismo apocalíptico es una síntesis de las corrientes cristianas más importantes de América y Europa (católicos, ortodoxos, protestantes, así como las diferentes ramas que surgieron durante la Gran Oscuridad). La senda oriental es una combinación de varias creencias procedentes de Oriente (como Taoismo, Sintoismo y Budismo). Podemos dividir a la mayoría de los colonos en tres grandes grupos: los Cristianos Apocalípticos, los seguidores de la Senda Oriental, y los que aceptan una fusión de ambas. También hay gente que practica otras creencias antiguas que han logrado sobrevivir o escisiones de las dos creencias principales. En las siguientes secciones, se detallan las dos principales creencias así como algunas de las más importantes entre las menores.

La Senda Oriental

La Senda Oriental deriva principalmente de las enseñanzas de tres sabios: Confucio, Buda y Lao Tze. Seguidamente, analizaremos las tres enseñanzas por separado, a pesar de que en la práctica se encuentren entrelazadas.

En sus tiempos, Confucio creyó que los problemas a los que se enfrentaba la humanidad (guerras, hambre, etc.) se debían al hecho de que el gobierno de la Tierra no se encontraba en sintonía con la Vía Celestial que reina en el universo. Siguiendo este razonamiento, Confucio creyó que la solución al problema era conseguir que el gobierno de la Tierra estuviera en concordancia con la Vía Celestial (que tomó como verdadero orden del universo). Confucio creía que para lograr este objetivo era esencial establecer una jerarquía social en la cual cada persona tuviera su lugar apropiado y tratara a aquellos por encima, por debajo y al mismo nivel social respecto a ellos de acuerdo a su posición relativa. Otro aspecto importante de esta creencia es que cada persona debe actuar de acuerdo a su posición y merecerla.

Durante el periodo de la Gran Oscuridad, el Confucionismo se volvió todavía más popular que en la antigua China. Durante este periodo de caos muchos creyeron que el gobierno de la Tierra se había alejado de la Vía Celestial, y, como el Confucionismo ofrecía una solución potencial, muchas personas aceptaron sus enseñanzas con renovado entusiasmo. Por esta razón, aunque con el tiempo cayera, China aguantó más tiempo que la mayoría de las otras naciones. Los colonos chinos trajeron consigo el Confucionismo, que fue también promovido por los líderes de la colonia.

En la actualidad, los principios de la Senda Oriental son los siguientes: Primero, los problemas surgen cuando el gobierno no está en sintonía con la Vía Celestial. Por esta razón, los que siguen la Senda Oriental tienden a preocuparse mucho acerca del gobierno colonial. Segundo, para evitar trastornos sociales, cada persona debe ocupar su adecuada posición social y tratar a los demás según su estatus social. Debido a esto, los seguidores de la senda oriental suelen fomentar la aparición de jerarquías en la colonia y a preocuparse por el respeto, el tratamiento, etc. Tercero, tan sólo puede existir un orden social correcto si cada persona cumple adecuadamente su rol social. Para el seguidor de la senda oriental, una persona debe ganarse su posición jerárquica y demostrar continuamente que es digno de ella. Una persona que ocupa un rol que no merece corrompe y debilita todo el sistema. Por esta razón los seguidores de la Senda Oriental se toman muy en serio sus tareas y esperan que el resto también lo haga. Los auténticos seguidores de la Senda Oriental son leales, obedientes, responsables, y bastante intolerantes con aquellos que no lo son. Con estas creencias, aquellos fuertemente comprometidos con el Senda Oriental son los más leales seguidores del Consejo Colonial, aunque al mismo tiempo pueden ser potencialmente sus mayores enemigos (en caso de parecerles que el Consejo no está en sintonía con la Vía Celestial).

Otra parte importante de la Senda Oriental es el Budismo Colonial. Buda es una conocida figura histórica que alcanzó la iluminación en la antigua India. Sus enseñanzas no prosperaron del todo en su tierra natal, pero su semilla llegó y floreció en países como Japón, China, Corea y el Tíbet.

Durante la Gran Oscuridad, se hizo patente que la vida estaba llena de dolor y sufrimiento. A medida que aumentaban la locura y el caos, muchos orientales buscaron refugio en el Budismo, ya que sus enseñanzas prometían una salida del mundo del dolor. Durante este periodo el Budismo devino una religión que ofrecía una via alternativa al camino del sufrimiento y del mundo del sufrimiento, tanto en esta vida como más allá.

A pesar de que en la tierra, a lo largo de los siglos y durante la Gran Oscuridad, se desarrollaron muchas escuelas de Budismo, sólo se ha conservado una pequeña fracción del Camino del Buda. De acuerdo con el Budismo Colonial, la vida puede llegar a ser bastante dolorosa. El dolor surge de los deseos y de los apegos, que conducen al sufrimiento. Para el Budismo Colonial, los deseos y apegos no son dañinos en si mismos: son dañinos tan sólo cuando llegan a dominar a la persona. Según la creencia budista, si una persona es capaz del dominio de sus deseos y apegos, entonces puede vivir, en la medida de lo posible, libre del sufrimiento que provocan. Según creen los budistas coloniales, este control se alcanza percatándose de que el mundo es una trampa, un generador de decepción e ilusiones, y una espiral de dolor para aquellas criaturas que están gobernadas por sus deseos y apegos. Cuando una persona llega a desvelar la naturaleza del mundo, puede trascender del mundo y de sí misma para alcanzar un estado de Nirvana (que significa, literalmente, "sin viento"). Una persona que alcanza este estado es un completo maestro de sus deseos y apegos (los ha superado completamente) y está libre de sufrimiento, miedo y dolor.

En la colonia, aquellos que siguen la Senda Oriental aceptan esta creencia en mayor o menor medida. En su mayoría, los seguidores aceptan que en la vida hay una gran cantidad de sufrimiento, pues es un hecho demasiado obvio como para ser negado. También aceptan que el sufrimiento no les debe dominar, y que está en sus manos alcanzar algún grado de liberación del mismo. Esta actitud que alentan los budistas coloniales les hace estar bien considerados por los líderes coloniales.

La creencia en una correcta jerarquía social apoyada por la parte confucionista de la Senda Oriental se combina con la parte budista. En esta visión combinada, para alcanzar el Nirvana tienes que encontrar el papel que te corresponde en la sociedad y aprender a cumplirlo correctamente. Cuando una persona encuentra su adecuado rol social y aprende a aceptarlo, muchos de sus deseos y apegos cesan o pasan a estar bajo control. Por ejemplo, una vez una persona conozca su puesto adecuado, no se verá afectada (en teoría) por el deseo de alcanzar mayor poder. Del mismo modo, cuando una persona encuentra su puesto adecuado, nunca más se verá sujeta a la envidia, una envidia que lleva al conflicto y al sufrimiento. De esta manera, el típico seguidor de la Senda Oriental creerá que la llave de la armonía y paz personal y de grupo se halla al encontrar el puesto adecuado en la jerarquía social.

La tercera parte de la Senda Oriental es el Taoismo. La fundación del Taoismo le es atribuida principalmente a Lao Tze, sin que se haya probado que Lao Tze fuera una única persona. El Taoismo fue durante siglos una parte esencial de la cultura china y sobrevivió a la Gran Oscuridad para ser incorporado a la Senda Oriental. Gracias a que el Taoismo anima a la gente a solucionar pronto sus problemas, "cabalgar las olas" y evitar enfrentamientos dañinos cuando sea posible, y vivir de manera sencilla, muchos de los que sobrevivieron a la Gran Oscuridad en China eran Taoistas. Precisamente, los líderes coloniales apoyaron la incorporación del Taoismo a la Senda Oriental por los elementos en pro de la supervivencia que ostenta.

En la visión Taoista, los problemas surgen cuando la gente no está en armonía con el mundo, con los demás, y con ellos mismos. Como se puede ver, esta visión es muy parecida a la visión confucionista de la causa de los problemas. Sin embargo, los más cercanos al Taoismo que al Confucionismo albergan dudas acerca de que el uso de reglas estrictas y jerarquías sea adecuado como medio para llegar a la armonía. Más bien, creen que la armonía se encuentra tras los siguientes pasos: Primero, uno ha de desvelar la verdadera naturaleza de las cosas (lo que las cosas son realmente). Segundo, uno tiene que actuar de acuerdo a su propia naturaleza, a la del mundo y a la de los demás. Si se siguen estos pasos, reinará la armonía. Si no es así, habrá conflictos y sufrimiento. Los seguidores de la Senda Oriental que creen en igual medida en el Taoismo y en el Confucionismo suelen pensar que obedecer reglas y ocupar posiciones en una jerarquía es parte de la naturaleza humana. Siguiendo este razonamiento, para que un ser humano se encuentre en armonía con los demás y consigo mismo debe conocer su lugar en la sociedad y cumplir con las tareas propias de ese rol. En cualquier caso, los elementos Taoistas presentes en la Senda Oriental implican el fuerte compromiso de alcanzar la armonía. Por esta razón, los seguidores de la Senda Oriental se sienten comprometidos en mantener una buena armonía en la colonia. Puesto que esto es importante para la supervivencia de la colonia, el Consejo promueve la Senda Oriental.

Los elementos Taoistas de la Senda Oriental también incluyen un compromiso filosófico-religioso con el Tao (El Camino). Un Tao que está detrás de todo. Un Tao que no puede ser descrito en palabras, ya que hacerlo insultaría su ilimitado poder y a la mente humana. La humanidad entenderá el Tao mientras éste se encuentre más allá del lenguaje. Si el Tao se sigue correctamente, todo irá bien. Si no es así, acabará la armonía y acudirán los problemas. El Tao también forma parte del aspecto Confuciano de la Senda Oriental, pero no está tan presente en el Confucionismo como en el Taoismo.

Las tres partes de la Senda Oriental coinciden en bastantes puntos. Por lo general, la mayoría de los individuos acepta la creencia de que para que la sociedad colonial esté en sintonía con la Vía Celestial, se tienen que seguir las reglas sociales y conformar una correcta jerarquía social. En este tipo de sociedad las personas pueden librarse de los deseos y apegos que les llevan al sufrimiento, y alcanzar así el Nirvana y la Armonía. Este tipo de vida está de acuerdo con el Tao, ya que es algo natural que los humanos vivan en tales sociedades. Por estas creencias, los seguidores de la Senda Oriental tienden a ser ciudadanos modelo de la Colonia. También ha de constar que la Senda Oriental no obliga a sus seguidores a que obedezcan a cualquier gobierno y acepten cualquier jerarquía social. Según los principios de la Senda Oriental, tan sólo se ha de obedecer un gobierno y aceptar una jerarquía social si están en sintonía con la Vía Celestial y el Tao. Si el gobierno y la jerarquía no están en este "estado de gracia", aceptarlos iría en contra de la Vía Celestial y el Tao, y conducirán al sufrimiento. Así, si un seguidor de la Senda Oriental creyera que el Consejo Colonial o cualquier cargo importante no estuviera en sintonía con la Vía Celestial o el Tao, primero intentaría hacer entrar en razón al infractor o infractores. Si esto no funcionara, al verdadero seguidor de la Senda Oriental no le quedaría más remedio que desobedecer cualquier orden dada por este gobierno o persona. En casos extremos, el seguidor de la Senda Oriental puede verse obligado a tomar serias medidas contra el infractor o infractores.

Cristianismo Apocalíptico

En los siglos veinte y veintiuno, el cristianismo era la religión dominante en Norteamérica y Europa. Desde finales del siglo veinte, en todo el mundo las religiones habían ido perdiendo creyentes, disminuyendo progresivamente su número, pero en la era de la Gran Oscuridad se produjo un resurgimiento masivo de la fe. En Norteamérica y Europa se revitalizaron antiguas versiones del Cristianismo y aparecieron (y desaparecieron) nuevas versiones de éstas a un ritmo alarmante. Gracias a la sensación de tener una meta y la fuerza que proporciona una fe religiosa, no es sorprendente que prácticamente todos los colonos Europeos y Norteamericanos fueran Cristianos. Debido a esto, el Cristianismo es una de las dos principales creencias coloniales.

Desde prácticamente sus inicios, los cristianos se han dividido en varias sectas y congregaciones. Sin embargo, todas las sectas cristianas comparten la aceptación de Jesucristo como el Mesías y que las escrituras bíblicas tienen, por lo menos, alguna autoridad espiritual. A causa de las diferencias históricas del cristianismo (las diferentes sectas protestantes, el catolicismo, los ortodoxos, y las sectas de la era de la Gran Oscuridad), el colono cristiano suele estar en desacuerdo con otro compañero cristiano en muchos aspectos teológicos (como el Bautismo, la Inmaculada Concepción, etc.). De todos modos la mayoría de los cristianos encajan con la categorización general del Cristianismo Apocalíptico.

Los principios básicos del Cristianismo Apocalíptico son los siguientes: Primero, Jesucristo fue el Hijo de Dios y murió por los pecados de la humanidad. Segundo, Jesucristo es el Mesías y volverá para redimir a la humanidad. Tercero: las escrituras bíblicas tienen autoridad espiritual. Cuarto, la Gran Oscuridad es parte del Apocalipsis bíblico. La posición exacta de la Gran Oscuridad en los sucesos mencionados en el Libro de las Revelaciones es una cuestión de gran debate teológico, pero casi todos los teólogos coloniales y los seglares creen que la gran oscuridad es parte del Apocalipsis. Quinto, Jesús tan sólo volverá para redimir a la humanidad cuando ésta haya vuelto a la Tierra. Sexto, el Cielo espera a aquellos que viven de acuerdo con Dios y el Infierno a aquellos que no lo hacen.

El Cristianismo Apocalíptico conserva un código moral muy estricto, basado en los Diez Mandamientos. Estos Mandamientos son: Primero, Dios es el único dios verdadero. Segundo, no adorarás ídolos o imágenes. Tercero, no tomarás el nombre de Dios en vano. Cuarto, recordarás el Sabbath y lo mantendrás sagrado. Quinto, honrarás a tu padre y a tu madre. Sexto, no matarás. Séptimo, no cometerás adulterio. Octavo, no robarás. Noveno, no cometerás falso testimonio contra tu prójimo. Décimo, no codiciarás la propiedad de tu prójimo. Además de los diez mandamientos, la mayoría de los cristianos siguen más normas morales.

La severidad del Cristianismo Apocalíptico y el principio por el que la humanidad debe volver a la Tierra para poder llegar a la redención lo hacen ser una sólida fuerza motora para aquellos que lo adoptan. Los cristianos coloniales son, lo cual no es una sorpresa, muy moralistas y comprometidos en mantener en pie la colonia para que la humanidad pueda volver a la Tierra. Por otro lado, algunos cristianos coloniales suelen ser intolerantes con otros y pueden llegar a ser fanáticos en lo que concierne al retorno a la Tierra. Estos individuos generan a menudo fricciones entre la población de la colonia y pueden ser un verdadero estorbo para aquellos que trabajan en el regreso a la Tierra. Sin embargo, los líderes coloniales han hecho todo lo posible a lo largo de los años para limar las asperezas existentes en las relaciones entre el cristianismo y las demás creencias de la colonia, enfatizando los puntos comunes (códigos morales, vivir de acuerdo con la verdadera naturaleza del universo, etc.), y dejando aparte las diferencias (como el hecho de que el Budismo, Taoísmo y Confucionismo no acepten explícitamente el concepto de Dios). En su mayoría, los seguidores de la Senda Oriental no tienen conflictos con los cristianos, pero ocasionalmente hay algunos cristianos que creen que sus compañeros colonos necesitan ser salvados, lo cual sí que genera algunos problemas. Para la mayoría, el peligro y la necesidad de cooperación anulan las disputas teológicas. En algunos casos, los colonos han adoptado elementos de las dos creencias principales. Por ejemplo, una persona puede aceptar el Taoísmo y tomar a Dios y al Tao como la misma cosa.

Religiones y Filosofías Menores

Una característica común a todas las religiones es la tendencia a dividirse en sectas. En la mayoría de los casos, las sectas surgen de disputas teológicas, aunque pueden surgir por otras razones (como políticas o sociales). A pesar de que la Colonia de Marte tiene poca población, ésta es muy diversa y culta. Por esta razón, las disputas teológicas y filosóficas son habituales y han llevado a la formación de pequeñas sectas provenientes de las dos creencias principales. También hay pequeños grupos e individuos que practican viejas religiones terráqueas, como el Judaísmo, el Sintoísmo y el Hinduismo. En la mayoría de los casos, estos individuos no se han desviado demasiado de las prácticas históricas (de hecho, estos individuos tienden a ser muy estrictos preservando sus tradiciones).

Debido al enorme número de descendientes de estadounidenses, la colonia mantiene una política oficial de tolerancia religiosa. Por supuesto, el Consejo tiene el poder de restringir y tomar medidas contra las creencias que son peligrosas o dañinas para la colonia. A pesar de que han surgido algunas creencias peligrosas (sobretodo revisiones de alguna retorcida religión de las surgidas al calor de la Gran Oscuridad), han sido rápidamente eliminadas por las fuerzas de seguridad colonial. En una sociedad tan pequeña y encorsetada como la de Marte, es prácticamente imposible que aparezcan cultos secretos. No hace falta decir que el Consejo mantiene una estrecha vigilancia sobre cualquier signo de influencia de los Mitos en las nuevas creencias.

Budismo de la Mente Pura

El Budismo de la Mente Pura es una reciente ramificación de la Senda Oriental, pero actualmente está más cercano al Budismo tradicional que al Budismo de la Senda Oriental. Conforme a los principios del Budismo de la Mente Pura, hay cuatro nobles verdades: la noble verdad del dolor, la noble verdad de la causa del dolor, la noble verdad del cese del dolor y la noble verdad de la Vía Óctuple. Según la noble verdad del dolor, los cinco grupos de misterios son dolorosos: el nacimiento es doloroso, la vejez es dolorosa, la enfermedad es dolorosa, la muerte es dolorosa, la tristeza, la lamentación, el desaliento y el desespero son dolorosos. El contacto con las cosas desagradables es doloroso, no alcanzar lo que se desea es doloroso. La verdad noble de la causa del dolor dice que la causa del dolor son los deseos, que tienden a renacer combinados con el placer y la lujuria, encontrando placer aquí y allí, y son el deseo de la pasión, el deseo de la existencia, y el deseo de la no-existencia. La noble verdad del cese del dolor es el cese del deseo y el apego. La noble verdad de la Vía Óctuple es que el cese del dolor puede llegar gracias a la vía óctuple. Las ocho partes de la Vía Óctuple son tener una visión acertada de las cosas, buenas intenciones, habla correcta, modo de vida apropiado, buenos esfuerzos, conciencia correcta y buena concentración.

Siguiendo la Vía Óctuple, una persona puede romper las cadenas del deseo que nos atan al mundo del dolor y las ilusiones. Una vez estas cadenas son rotas, una persona puede liberarse del ciclo de las reencarnaciones y alcanzar el Nirvana. Aquel que se ha liberado del mundo no volverá a reencarnarse y es conocido como un "arhat."

Las personas que han aceptado el Budismo de la Mente Pura se esfuerzan en seguir minuciosamente la Vía Óctuple. Estas personas no abandonan sus deberes o responsabilidades y, de hecho, tienden a volverse mejores en lo que hacen. El Budismo de la Mente Pura, en parte a causa de su uso en las artes marciales y técnicas de meditación, es más común entre el personal de seguridad que entre otras profesiones coloniales.

Legalismo Científico

El Legalismo Científico parte mayormente de la filosofía china del Legalismo, que fue la filosofía que seguía la dictadura de Ch'in (221-206 A.C.). Aunque Ch'in unificó China en el 221, su brutalidad y violencia llevaron a que la dictadura acabara pronto. Desde entonces, los chinos jamás consideraron la readopción del Legalismo, al menos hasta ahora.

Hace bastante poco, un influyente pensador colonial revisó el Legalismo chino y lo presentó bajo el nombre de "Legalismo Científico ." Esta creencia ha ganado algunos adeptos, principalmente entre los miembros más autoritarios de la colonia. Esta creencia también enlaza con el pensamiento del filósofo occidental Hobbes y con algunos rasgos del Marxismo.

Dos conceptos clave del Legalismo Científico son el "Shu" y el "Shin." El "Shu" regularía a la clase gobernante y el "Shin" arbitraría el poder, las circunstancias y tendencias naturales. Según el Legalismo, la clase gobernante puede utilizar el poder, las circunstancias, y las tendencias naturales para conseguir los resultados deseados.

Es importante reseñar que el Legalismo rechaza cualquier estándar moral o autorización religiosa en favor del poder. Las razones de este rechazo residen en que la moralidad y las religiones tradicionales fueron incapaces de salvar la Tierra, mientras que las acciones autoritarias de unos cuantos líderes salvaron a aquellos que emigraron a las colonias. Puesto que la moralidad y la religión han fallado a la humanidad, todo lo que nos queda es el poder y la estricta autoridad.

Según el Legalismo, no hay más autoridad que la de los gobernantes. Las metas más importantes son mantener el control político de la colonia y preservar la humanidad. La única manera de preservar la humanidad es mantener el orden a través de un conjunto estricto de leyes y normas que se apoyan en generosas recompensas y duros castigos. Si es necesario, se pueden utilizar métodos violentos para mantener el orden. El Legalismo censura inútiles tópicos morales y vagas doctrinas morales y religiosas. En su lugar, se fija en logros actuales, resultados concretos, y en una ley estricta, pública y uniforme. Como el Confucionismo, el Legalismo acepta que los rangos y deberes deben estar claramente diferenciados y que debe haber una adecuada jerarquía social. Por último, las normas y leyes deben aplicarse por igual a todo el mundo.

De esta manera, según el Legalismo, la moralidad y la religión deberían ser abandonadas en favor de unas leyes estrictas que apunten a la preservación de la colonia y de la humanidad. En la creencia legalista, la tradicional moralidad y religión representan amenazas para la supervivencia de la humanidad. Esto se debe a que la religión y la moralidad debilitan a la humanidad y a que pueden establecer restricciones que impidan que una acción necesaria se lleve a cabo. Para apoyar sus discursos, los legalistas nombran las acciones de LeSarre y otros que hicieron, en nombre de moralidades tradicionales, cosas terribles para salvar a la humanidad.

No hace falta decir que hay una gran tensión entre los legalistas, ateos y amorales, y los miembros religiosos de la colonia. Mayormente, el conflicto se mantiene a un nivel intelectual. A pesar de que el movimiento legalista es muy reducido, tiene un grado de influencia mayor del que se podría pensar mirando sólo sus cifras de practicantes. Existe el rumor de que actualmente hay un grupo secreto de legalistas que trabajan para que sus ideas puedan imponerse en la colonia y así poder salvarla de vagas moralidades y religiones débiles, que actualmente se ven favorecidas.

La Hermandad de Cristo

La Hermandad de Cristo fue formada por el Dr. Rice, un antiguo científico de la NASA, a principios del siglo XXI. Los principios fundacionales del grupo eran los siguientes: Primero, sólo la Tierra le fue dada a la humanidad. Segundo, Dios arrojó al Diablo al Infierno, que es el espacio. Tercero, tan sólo hay dos razones para salir al espacio: para desafiar a Dios y para unirse al Diablo. De este modo, la Hermandad vio como equivocado el salir al espacio. Por ello, la Hermandad se unió a la actividad antiespacial y algunos miembros (contra los deseos del Dr. Rice) llegaron incluso a asesinar a una directora de la NASA.

Se dice que el Dr. Rice predijo la llegada de la Gran Oscuridad y dijo a sus seguidores que Dios iba a arrojar al hombre al Purgatorio para que pagara por sus pecados y ganarse así su redención. De manera que, según las palabras de Rice, para que el plan de Dios fuera cumplido, la humanidad sería obligada a salir de la Tierra y moraría en Marte hasta el tiempo en que ésta fuera perdonada y se le permitiera volver a casa. Con este cambio de dogma, los miembros de la Hermandad se unieron al proyecto del Éxodo de todo corazón. Dado que muchos miembros fueron entrenados por Rice, fueron capaces de entrar en altas posiciones del proyecto Éxodo y un pequeño grupo de miembros de la Hermandad acompañó al Éxodo.

Actualmente, los miembros de la hermandad sienten que su tiempo en Marte es como el Purgatorio. Desde su punto de vista, la supervivencia en Marte y el retorno depende de los colonos. La Hermandad cree que cuando los hombres vuelvan a la Tierra, Dios les perdonará sus pecados y enviará a su Hijo para redimirlos. Entonces, empezará el Reino del Cielo sobre la Tierra y la humanidad no volverá jamás a abandonar la Tierra. Aparte de estos principios, la Hermandad acepta la mayoría de las típicas doctrinas cristianas.

A causa de estas creencias, la mayoría de los miembros de la Hermandad trabajan minuciosamente en la meta de volver a la Tierra. Por la importancia de las operaciones espaciales en el retorno a la Tierra, muchos miembros de la Hermandad están implicados en la habilitación de las naves para el viaje de vuelta a la Tierra.

Cronología de la Hermandad de Cristo

2022: El Dr. de la NASA Henry Rice recibe en Francia una copia de los Fragmentos Kercez a través de un amigo y comienza a traducirlos.

2027: El Dr. Rice acaba la traducción de los Fragmentos Kercez. A través del libro, conoce de las implicaciones de los mi-go en el desarrollo de la humanidad así como los secretos para desatar el potencial oculto de la mente humana. Intentando aprender del libro los hechizos para expandir la mente, el Dr. Rice se vuelve loco y es internado en un sanatorio.

2029: El Dr. Rice recupera su cordura y olvida prácticamente todo lo que aprendió del libro. Sin embargo, los recuerdos retenidos en el subconsciente le influyen a la hora de formar la Hermandad de Cristo, dedicada a proteger a la humanidad de los peligros que supone el espacio exterior.

2033: Miembros actuando al margen de la Hermandad de Cristo asesinan a la directora Saunders de la NASA. El Dr. Rice condena el atentado públicamente.

2034: El Dr. Rice se reúne con David LeSarre, el nuevo director de la NASA, después del desastre de la Luna.

2035-2038: El Dr. Rice y el director LeSarre se reúnen frecuentemente a lo largo de tres años. Durante este tiempo, la Hermandad de Cristo empieza a cambiar sucesivamente su posición respecto al espacio y al viaje espacial. En 2037 la posición oficial de la Hermandad hacia el viaje espacial es de total aprobación, dado que se hace por un propósito "sagrado". En 2038, científicos de la Hermandad entrenados por el Dr. Rice trabajan en secreto para la NASA.

2039: En su última aparición pública, el Dr. Rice insiste en que la gente ha de "trabajar por la salvación de la humanidad" y sostiene que el único modo de hacer esto es "esparcir a nuestros hijos e hijas por los mundos de Dios, para desafiar al Diablo y a los enemigos de la luz."

2040: Científicos de la Hermandad empiezan a trabajar públicamente para la NASA.

2041: El Dr. Rice muere de causas naturales en su casa. Cientos de personas acuden a su funeral, el director LeSarre entre ellos.

2041-2044: Una gran cantidad de personal de la NASA se convierte en miembro de la Hermandad. LeSarre apoya este hecho dado que la fe se convierte en algo esencial cuando el mundo se hace cada día más sombrío.

2045: La Phoenix sale hacia Marte con algunos miembros de la Hermandad entre la tripulación.

2047: La Argos despega con un miembro de la Hermandad como capitán.

2050: La Hope parte hacia Marte con docenas de miembros de la Hermandad a bordo.

2060-actualidad: En 2060 la Hermandad se convierte en una considerable fuerza religiosa, social y política dentro de la colonia y continúa expandiendo su influencia y poder década a década.

Festividades Religiosas en la Colonia

Dado que los seres humanos necesitan festividades y que éstas son una parte importante de la religión colonial, la colonia reconoció las festividades importantes. Normalmente, cada grupo celebra sus propias festividades, pero muchas se han vuelto universales. A causa de la propia naturaleza de la colonia, la celebración de muchas de estas festividades es diferente del modo en que eran celebradas en la Tierra.

Festividades mayores de la Senda Oriental / Budismo

Nuevo año budista: El nuevo año budista se celebra en el mes de abril. En la Tierra los festivales solían durar tres días y se asemejaban al carnaval. En la colonia la celebración dura los mismos tres días pero está mucho más limitada. Durante los primeros dos días la gente se lava, limpia y prepara para el nuevo año. En el tercer día la gente hace propósitos para su vida y hace ofrendas a Buda.

Aniversario de Buda: El nacimiento del Buda histórico se celebra en la colonia el 8 de abril. En este día los pequeños "templos" budistas se decoran con flores de plástico (que son inmediatamente recicladas). En la Tierra, la celebración era más grandiosa. Sin embargo, la colonia no puede sostener celebraciones de ese tipo.

El Festival de Almas (Ullambana): Los Budistas coloniales creen que al final de julio y al principio de agosto se abre el purgatorio y las almas de los muertos son liberadas para vagar por el mundo. Para aliviar a los muertos la gente les deja pequeños regalos y los líderes religiosos preparan rituales. Este festival ha sido adoptado por la gran mayoría de los colonos en honor a los millones de muertos de la Gran Oscuridad. Esta festividad se vive con tristeza y mucha gente ha asegurado ver este día los espíritus de los muertos. Esta festividad también se conoce como El Día de Todas las Almas por los colonos chinos.

La Ofrenda de las Togas: Según cuenta la tradición, la madre de Buda tejió una toga para él, en una sola noche, cuando él renunció a su vida mundana. En la colonia, los seguidores de la senda oriental y del Budismode la Mente Pura honran a sus líderes religiosos ofreciéndoles togas sencillas de color amarillo hechas en una noche. Estas togas sirven como vestido sagrado de los líderes religiosos. Se celebra a finales de noviembre.

Festividades de la Senda Oriental / Tradicionales Chinas

El nuevo año chino se celebra a finales de enero o principios de febrero. Como en la celebración budista, hay limpieza y celebraciones. Debido a la escasez de recursos en la colonia, las celebraciones están limitadas.

Festival de la Pureza y la Luminosidad: En este festival, que tiene lugar a principios de abril, se celebra la llegada de la primavera y se rememora a los antepasados. Dado que Marte no tiene demasiado de primaveral, esta celebración es más que nada simbólica. Durante esta festividad, los muertos son recordados y honrados. Esta celebración es aceptada por la mayoría de colonos por ser vista como una afirmación de la vida y la supervivencia.

Festival de la Barca Dragón: En junio, los chinos celebrarían la venida del verano con carreras de barcas dragón. En la colonia, esta festividad se celebra con carreras en la superficie de pequeños surcavientos dragón. En esta festividad, los líderes religiosos exorcizan de la colonia a los malos espíritus.

Festival de la Cosecha Otoñal: Esta festividad tradicional se celebra en la luna llena de septiembre. Aunque en Marte no haya cosechas otoñales, el festival se celebra con lecturas de poesía histórica y se dan gracias por el crecimiento de los alimentos de la colonia.

Chiao: Durante el invierno se celebra la renovación espiritual del universo.

Festividades Cristianas

Adviento, Navidades y la Pascua: El período de las cuatro semanas anteriores a las navidades se conoce como Adviento. Durante este periodo los cristianos leen pasajes del Antiguo Testamento y se preparan para las Navidades. El día de Navidad se celebra el 25 de diciembre dando regalos y buenos deseos, en una fiesta en la que participan la mayoría de colonos. Se ha conservado la leyenda de Santa Claus, con la particularidad de que ahora vive en el polo norte marciano. Doce días después del día de navidad se celebra la Epifanía, en memoria de los Reyes Magos que llevaron regalos a Jesús.

Pascua y celebraciones relacionadas: La Pascua tiene lugar en una fecha establecida por el calendario lunar y está relacionada con el equinocio de primavera. Cuarenta días antes de la Pascua, los cristianos celebran el Miércoles de Ceniza. Este día, los cristianos coloniales reciben simbólicamente la mancha de ceniza en sus frentes. Esta mancha simboliza el peso del pecado así como el peso que cargan por la muerte de tantos en la Tierra. En los siguientes cuarenta días, se celebra la Cuaresma. Durante este periodo, la gente deja de comer ciertos alimentos o de practicar ciertos hábitos como señal de arrepentimiento. La Cuaresma acaba con la Semana Santa. El primer día de esta semana es el Domingo de Ramos, donde se celebra la entrada de Jesús en Jerusalén. En el jueves de esta semana, Jueves Santo, se celebra la última cena. El viernes, Viernes Santo, es cuando Jesús fue enjuiciado, ejecutado y enterrado. Durante estas fechas los colonos también recuerdan a los millones de personas que murieron durante el periodo de la Gran Oscuridad. El domingo después del viernes santo es la Pascua, el día en que Cristo resucitó de entre los muertos. Este día es un período de celebraciones y ofrendas. Aunque no tenga relación con el cristianismo, se ha mantenido la tradición del conejo de Pascua. En esta fecha se reafirma el firme propósito de la colonia de volver a la Tierra. Cuarenta días después se celebra el día de la Ascensión, el día que Jesús entró en los cielos.

Pentecostés: "Pentecostés" es el nombre en griego del festival judío del Shavuot. Esta festividad celebra la entrega de las Mandamientos que aconteció en el monte Sinaí después del éxodo judío. Coincide con los cincuenta días después de la resurrección de Jesús, día en que el Espíritu Santo se les apareció a los discípulos de Jesús para enviarlos a predicar la fe. Muchos cristianos consideran que este es el día de la fundación de la iglesia y así lo celebran.

La Muerte en la Colonia de Marte

En la mayoría de las culturas de la humanidad, la muerte de una persona se considera algo terrible. Así ocurre en las colonias marcianas. Hay dos razones primordiales por las que la muerte de un colono es considerada como un acontecimiento terrible. Primero: las colonias de Marte son pequeñas, comunidades estrechamente entrelazadas en las que todos se conocen. La muerte de un solo individuo tendrá un gran impacto en las vidas de muchos. En cualquier caso, prácticamente todo el mundo conocería a la persona que ha muerto y se verá afectado de alguna forma, aunque sea levemente. Esto contrasta fuertemente con la Tierra de los siglos XX y principios del XXI, con sus vastas e impersonales "comunidades". Segundo: Quedan tan pocos seres humanos vivos que la vida humana es tratada por los colonos como algo de un gran valor, cosa que también contrasta con la actitud que había en los siglos XX y principios del XXI. Según creen los colonos, en aquellos tiempos la vida no se trataba con demasiada consideración y era malgastada. Según han aprendido de la Historia, millones de seres humanos han muerto en guerras sin sentido, por la contaminación ambiental y por crímenes.

Por la influencia de estos dos factores, los colonos suelen tener un gran respeto por la vida humana y son reacios a matar o siquiera herir a otros seres humanos. Por lo tanto, los doctores coloniales lucharán con todas sus fuerzas el tiempo que sea necesario para que sus pacientes sobrevivan, las precauciones de seguridad de la colonia se mantienen rigurosamente, y las acciones descuidadas y negligentes que puedan poner en peligro vidas humanas son castigadas severamente. Pero a pesar del gran esfuerzo que ponen los colonos, la gente muere y no sólo de causas naturales.

Cuando un colono muere, se siguen ciertos pasos. Puesto que los colonos tienen un gran respeto por la vida, no sorprende que cada muerte tenga una ceremonia social o religiosa. El tipo de ceremonia depende de las creencias del individuo (si es que tenía alguna), pero en todas suele haber un recuerdo de la vida y de los logros del individuo. Una vez acabada la ceremonia, los colonos se han de encargar de los restos.

A causa de las condiciones en Marte, los cuerpos no se entierran o incineran. Al haber tan poca gente y bastantes accidentes con heridos, no es sorprendente que la persona que muera done a la colonia todos sus órganos y partes del cuerpo sanos. Estos órganos y partes pueden salvar y alargar vidas humanas, y los colonos normalmente lo ven como una manera de que el muerto siga contribuyendo a la supervivencia de la colonia. La mayoría de los colonos no tienen problema alguno con el hecho de que los órganos del muerto sean reutilizados. Sin embargo, un hecho que normalmente se desconoce es que los órganos reproductores les son a menudo extirpados a los colonos muertos. Estos órganos son mantenidos con vida o bien se recoge el esperma o los óvulos para su uso en los bancos genéticos de la colonia o para propósitos reproductivos. Es por la naturaleza más bien perturbadora de esta práctica por la que se considera de su conocimiento está restringido al Consejo Colonial. Como podría esperarse, a la mayoría de los colonos no les gustaría que los órganos reproductores de sus seres queridos fueran usados de esta manera.

Cuando todas las partes y órganos sanos de un colono muerto han sido extirpados, el resto del cuerpo es enviado a una planta procesadora. Las moléculas orgánicas complejas son extremadamente raras en Marte y son necesarias en cosas como la producción de comida, ingeniería genética, y las operaciones de terraformación. Oficialmente, los cuerpos muertos son procesados y utilizados para enriquecer el suelo marciano. En la actualidad, las moléculas orgánicas complejas que vienen de cuerpos procesados son utilizadas para muchas cosas, incluso en la producción de comida. Actualmente los cuerpos no son convertidos en comida directamente, puesto que una acción así sería moralmente repugnante y, lo que quizá sería más importante, un riesgo potencial para la salud.

Una vez finalizado todo el proceso, no queda nada para enterrar o incinerar (incluso los huesos son reducidos a sus componentes elementales para ser reutilizados). Cuando un colono muere, su archivo permanece en los bancos computerizados de la colonia y la gente a menudo coloca un recuerdo sobre la superficie, en el "cementerio" de la colonia. En el cementerio no se conserva, por supuesto, ningún cuerpo. Es un área con piedras-registro grabadas con cortadores laser. Las pertenencias de un colono muerto se redistribuyen según sus deseos de manera que nada se desperdicia. Esto es así porque la colonia carece de los recursos necesarios para desperdiciarlos como se haría enterrándolos.

Aunque este tratamiento a los muertos pueda parecer algo terrible para las sensibilidades del siglo veinte, los colonos lo consideran (la mayoría) como correcto y justo. De cada colono se espera que contribuya al bien de la colonia tanto vivo como muerto. Al sepultar a una persona se desperdiciarían recursos que podrían salvar a los demás y mejorar la vida de los supervivientes. Aparte de esta justificación racional, ha ido apareciendo poco a poco una nueva justificación místico-religiosa: la idea general de que un colono muerto sigue viviendo a través de sus contribuciones, acercándose a los demás y convirtiéndose en parte de Marte. Algunas personas mantienen que la persona muerta "resucitará en la vida de Marte" cuando se complete el proceso de terraformación. El Consejo Colonial apoya el auge de este misticismo acerca de la muerte porque ayuda a confortar a los supervivientes y a justificar (o razonar) el modo en que el muerto debe ser tratado.



Creado por Michael C. LaBossiere
Traducido por Orgasmatron
Corregido por Vidimus
© de sus respectivos autores.

No hay opiniones


Nueva opinión



Twittear
Locura y fe en Marte
Creado por Michael C. LaBossiere
Traducido por Orgasmatron
Corregido por Vidimus
© de sus respectivos autores.

Creado 03-06-2005
Modificado 05-07-2008

Invocado 2333 veces.

Índice
Religiones Coloniales en Marte
Introducción

Las creencias
La Senda Oriental
Cristianismo Apocalíptico

Religiones y Filosofías Menores
Budismo de la Mente Pura
Legalismo Científico
La Hermandad de Cristo
 → Cronología de la Hermandad de Cristo

Festividades Religiosas en la Colonia
Festividades mayores de la Senda Oriental / Budismo
Festividades de la Senda Oriental / Tradicionales Chinas
Festividades Cristianas

La Muerte en la Colonia de Marte

Historial
05-07-2008: Capítulo recuperado de la antigua versión de Leyenda.net
En Leyenda.net
Navegación

Últimos mensajes Feed
Hoy a las 13:03: Mensaje de Brián en Aitor Solar (sección de Biblioteca)

Hoy a las 11:19: Mensaje de Neddam en Territorio Lovecraft (sección de Biblioteca)

Hoy a las 08:30: Mensaje de Entropía en Hojas de Personaje (sección de Ampliaciones)

Ayer a las 11:01: Mensaje de Entwistle en Las máscaras de Nyarlathotep. Diario de sesiones (GdlA Entwistle) (foro de Mitos de Cthulhu)

Ayer a las 09:26: Mensaje de Gorgo en Lovecraft y los Mitos de Cthulhu (foro de La Biblioteca)